Paulina Espinosa 2000 – 2001 – Fundación Reina de Quito

Paulina Espinosa 2000 – 2001

DONAR

El haber tenido el privilegio de ser Reina de Quito fue una de las experiencias más significativas de mi vida, porque me acercó a la realidad social de Quito y de los quiteños, llevándome a vivir todo tipo de experiencias, que me han hecho crecer como persona y  palpar ciertas situaciones desde otra perspectiva, más cercana y humana. Todas las vivencias de ese período las guardo con mucho cariño en mi corazón, ya que fortaleció mi espíritu volviéndolo más solidario, situación que me ha servido  para manejar mi vida en ese principio. “Si no vivimos para servir, no servimos para vivir”.

En mi período, se dio continuidad al trabajo del Centro Infantil Aprendiendo a Vivir que lleva adelante la Fundación Reina de Quito. Hice las entregas navideñas en los barrios de escasos recursos de la ciudad. Efectué programas para recaudar fondos para los niños con osteogénesis imperfecta y trabajé de la mano en los proyectos que impulsaba el Patronato Municipal San José.

Considero importante el viaje que hice a Murcia, España, con el fin de reunirme con las primeras familias quiteñas que migraron en busca de mejores días.

Traje esas primeras impresiones al cabildo quiteño, información que sirvió de base, en su momento, para crear las primeras memorias de migración de la década del 2000, cuando se había iniciado una importante etapa de migración acelerada de ecuatorianos. Esta difícil situación social afectó principalmente a los sectores de escasos recursos, que debido a la dura situación económica que enfrentaban por el desequilibrio de la economía nacional, se vieron forzados a abandonar el país, dejando núcleos familiares desarticulados … situación que 10 años después ha tenido sus consecuencias.

Fue un año lleno de emociones y de contrastes,  ese año mágico de reinado concluyó con el Desfile Contrastes 2001, cuyos fondos se utilizaron en las actividades de la Fundación. Después de mi período como Reina de Quito, trabajé por mi ciudad desde otro ámbito. Inmediatamente, fui elegida Concejal de Quito por un período de cuatro años. Igualmente he estado vinculada a los medios de comunicación como presentadora de noticias por casi una década.

Por mi trabajo he estado alejada de la Fundación, sin embargo me encantaría regresar para colaborar desde el área que me necesiten… sé que el trabajo social nunca se acaba, por lo que siempre son necesarias manos y voluntades.